jueves, 30 de enero de 2014

Embalse de toros una vergüenza de tradición para los mexicanos

Fiestas de La Candelaria en Tlacotalpan, Veracruz.Embalse de toros una vergüenza de tradición para los mexicanos.  



Tlacotalpan cuyo nombre significa “tierra partida” es un municipio ubicado al sureste del estado de Veracruz dentro de los límites de la Cuenca del Papaloapan, también es un puerto fluvial, rodeado e irrigado por el río Papaloapan, su centro histórico  fue declarado como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en el año de 1998.

Cada año del 31 de Enero al 9 de Febrero se realiza la fiesta de la Candelaria, festejo celebrado desde el siglo XVII, aporte de los frailes de la orden de San Juan de Dios quienes trajeron la imagen mariana de España, y el cual consiste en pasear a la Virgen de la Candelaria  por el río y realizar la presentación del Niño en el Templo, durante su paseo por el río, bendice al puerto, para los originarios del lugar son días de gran fiesta, una enorme mezcla de fe y tradiciones. []

Los días considerados de mayor importancia son del 31 de enero al 2 de febrero, siendo el 1 de febrero él que nos ocupa y preocupa de forma alarmante a todos aquellos que apoyamos o estamos a favor del respeto a los derechos de los animales, en este fatídico día se realiza el famoso y monstruoso embalse de toros, consistiendo dicha “”tradición” en hacer que 6 toros Cebú, crucen el río Papaloapan junto con los lugareños en canoas o lanchas, los toros son amarrados a un lado de una piragua o lancha pequeña por supuesto con su cuerpo dentro del agua y la cabeza fuera de esta, dichos toros son previamente alcoholizados  con aguardiente. 

En la otra orilla del rio una vez que llegan los toros semiahogados, los espera una aglomeración de personas tanto originarias del lugar como de diversas partes del estado, del país y del mundo, quienes dan seguimiento a esta terrible pesadilla, siendo los toros lazados, hostigados a golpes y heridos con todo tipo de objetos, son picados, mutilan sus genitales, su rabo, todo con el propósito de hacerlos enfurecer, cuando los toros se logran liberar de las cuerdas corren desesperados por las calles, es importante mencionar que dichos animales son de pastoreo no de lidia, durante este festejo la mayoría de los asistentes se encuentran ebrios puesto que el alcohol circula sin control alguno, lo cual prolonga el sufrimiento de los toros hasta que caen inertes por las calles de la ciudad, siendo recogidos y llevados al rastro, lugar donde mataran a los sobrevivientes, y serán desmembrados  para posteriormente vender su carne.



¿Porqué de esta tradición? Resulta que en la cultura popular los toros representan el mal suelto entre la multitud, la cual debe escapar de las embestidas. 

Dicha forma de festejar no es más que la maldad nacida de las retorcidas y oscuras entrañas del ser humano disfrazada de tradición. Desgraciadamente este festejo es conocido a nivel mundial, y cuenta con gran afluencia de turistas tanto nacionales como extranjeros, y es una verdadera vergüenza  que  este país sea conocido por sus tradiciones salvajes, carentes de fundamento  y compasión hacia los animales, que  ninguna culpa tienen de la trunca evolución de algunos seres “humanos”, hoy en día tanto la imagen antes mencionada como muchas otras imágenes sacras son utilizadas como parapeto para justificar salvajismo hacia seres vivos indefensos en festejos inventados por el Gobierno o por la Iglesia, con el único objetivo de obtener beneficios económicos.

Desde hace años muchos han levantado la voz en contra de este festejo exigiendo suspender el mismo por mostrar  la violencia extrema hacia los animales como un gran espectáculo, desde organizaciones a favor de los derechos de los animales hasta reconocidos intelectuales de México y otras partes del mundo, sin embargo esta espantosa tradición sigue llevándose a cabo.

Es tan dañino tener tradiciones como esta, somos víctimas de  nuestra propia indolencia y seguimos sin entenderlo, una tradición es un acuerdo que una comunidad considera digno de ser incluido como parte de sus usos y costumbres, costumbres que formaran parte del habitual comportamiento de la comunidad entera y que serán transmitidas de generación en generación, y es un horror que las futuras generaciones sigan concibiendo la violencia hacia cualquier ser vivo como algo normal, estas tradiciones solo contribuyen a dañar el desarrollo del mapa cognitivo de los niños, lo cual pudiera derivar en serios trastornos de conducta,  que los puede llevar a convertirse en adultos violentos, si bien no todo aquel que maltrata animales en su infancia se convierte en un violador o asesino, es bien sabido que la mayoría de los asesinos seriales maltrataron animales durante su infancia, marcando así el inicio de su prolífica carrera como asesinos, el maltrato animal durante la infancia o adolescencia es una tendencia que debe ser considerada como foco rojo parpadeante, que requiere de atención urgente. 

Al modificarse de manera drástica la forma en la cual los infantes perciben su entorno, refiriéndoles en momentos que mentir, robar o matar es malo y por otra parte haciéndoles contemplar la violencia como algo plenamente aceptable, ocasiona que una vez llegada la adolescencia ellos se vean incapaces o limitados para desarrollar habilidades sociales y relaciones emocionales positivas, perdiendo así todo contacto con los valores sociales aceptables, externando una conducta carente de limites o poco moderada, básicamente la clave está en esa confusión ¿qué es permitido y que no?, ¿Qué es malo y que es bueno?, ¿Si busco una justificación aparentemente valida, entonces la violencia está permitida?, no,  la violencia no debe ser permitida en ninguno de sus tipos y hacia ninguna especie.  

Conductas crueles hacia los animales por parte de niños, adolescentes o adultos tan comunes hoy en día, son perfectamente prevenibles, atacando de raíz todas aquellas condiciones que las desencadenan, empezando por abolir tradiciones como la mencionada anteriormente que incluyen extrema crueldad hacia seres vivos, colocándolos en posiciones de completa indefensión y haciendo de su tortura una fiesta, existen formas civilizadas de celebrar y de compartir, estamos dando el mensaje equivocado,  estamos creando la receta perfecta para la producción masiva de personalidades desviadas, debemos ser más conscientes de la repercusión que tienen los pensamientos y acciones de cada uno de nosotros en nuestro entorno.
                                                                                                                         


                                                                                                                                                                    Arely S. Hernández

Criminóloga y Criminalista

2 comentarios:

  1. Desgraciadamente la Iglesia esta involucrada en estos temas Cuando la realidad del pais es otra, como de ayudar a los que no tienen, en vez de hacer esta barbarie

    ResponderEliminar
  2. Y supuestamente los sacerdotes dicen qe se debe inculcar la paz Asi? divirtiendo a la gente con estos actos De igual manera estoy en contra de las fiestas taurinas

    ResponderEliminar

Todos los perros son individuales

Anuncios