jueves, 17 de abril de 2014

Los gatos y los ninos


Existe en la mayoría de las personas la idea de que la convivencia entre niños y gatos no es adecuada y que incluso el gato puede ser nocivo por diferentes factores para un nuevo bebé o un niño pequeño; los gatos por definición no son seres hostiles, agresivos y mucho menos peligrosos, sin embargo, como en toda relación entre dos seres vivos, se debe tomar en cuenta la naturaleza de cada miembro de ésta, hoy en el jueves de gatos te mencionamos algunos puntos a considerar con la llegada de un nuevo miembro a la familia y que eso no signifique un evento negativo para tu felino ni para tu pequeño.
 

No hay razón para sacar al gato de la casa con la llegada de un bebé. Un gato que vivió siempre dentro de la casa y ahora tiene que adaptarse al exterior cambiará su actitud hacia sus dueños y definitivamente no será amigo del nuevo niño. Seguir estos pasos ayudarán a que la transición sea positiva y puedan compartir felices.


Asegúrate de darle atención: El gato parece ser muy independiente, pero le fascina ser el centro de atracción. Es común que se sienta celoso del nuevo miembro en la familia. Dedícale unos minutos al día solo para él y notarás la diferencia.


• No le cambies su rutina: Aunque tu reloj parece correr más rápido de lo normal, tu gato sabe muy bien qué hora es. Trata de mantenerle su rutina. Darle su comida a la misma hora, tenerle agua fresca y limpiar su caja de arena diariamente tranquilizarán su ansiedad hacia el resto de los cambios en su vida.


Créale un espacio seguro: Igual que hiciste cuando primero llegó a tu hogar, créale un área de la casa donde el niño no pueda estar. El tener un espacio donde se sienta seguro y libre de niños lo ayudará a lidiar con la nueva situación.


Los gatos siempre sorprenden: Tu gato puede ser juguetón y travieso. Pero puede que cambie su actitud al estar con bebés. El instinto maternal o paternal se adueña de ellos. Son muchos los gatos traviesos que se convierten en las "niñeras" oficiales pues permiten que el chico juegue con ellos a plenitud sin levantar una uña para defenderse. Pero OJO: siempre bajo supervisión tuya. NO los dejes solos, el tigre puede hacer su aparicion.
En resumen, puedes tomar en consideración estos 5 puntos:
 
1. Realizar los preparativos con antelación.


2. Actuar con calma.


3. Presentar el niño al gato de forma gradual.


4. Supervisar a ambos en todo momento.


5. Conseguir que el gato relacione la presencia del niño con cosas positivas.

Info basada en: http://gatos.about.com
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos los perros son individuales

Anuncios