miércoles, 20 de agosto de 2014

A tu perro ¿Le huele la boca?

Agregar leyenda
Es suficiente un simple mal olor de boca, para que el amor más puro y sincero se desvanezca, sobre todo si el mal olor proviene del que duerme contigo todas las noches. Cómo es posible qué ahora te provoque nauseas el lengüetazo de ese precioso peludito que duerme junto a ti, ese que unos años atrás tenía un olor perfecto y delicioso, es normal que este lindo aroma se les quite con la edad, pero eso sí un olor desagradable solo puede indicarte que algo no está bien.


El mal olor en la boca de nuestras mascotas lo pueden ocasionar la presencia de bacterias, existen varias enfermedades que pueden provocar mal aliento en tu mascota, como la enfermedad periodontal, diabetes o alguna enfermedad en los riñones. 

La causa más común es la enfermedad periodontal, la cual afecta los dientes y las encías de tu mascota, la saliva de queda en sus dientes forma una capa a la cual se le adhieren bacterias, esta capa se mineraliza para formar el sarro y a su vez al sarro se le adhieren cada vez más bacterias y mas saliva y así poco a poco el sarro va invadiendo la encía. El principal problema es que se pueden formar cálculos dentales y hasta pérdida de hueso (periodontitis). Las encías también son afectadas por que los cálculos atraen más baterías que la irritan provocando inflamación. Con la inflamación se forma una especie de bolsa en la que se quedan restos de comida que se descompone con el tiempo. Toda esta carga de bacterias y de alimento en descomposición produce ese olor tan desagradable. 


 
Si no se trata este problema a tiempo, el sarro llega incluso afectar la raíz de los dientes, que acaban por caerse. Los gatos y los perros de razas pequeñas tienen mayor predisposición a padecer la enfermedad periodontal. Sin embargo, los perros de de talla grande también pueden llegar a padecerla. Esto se debe a que tienen que masticar el alimento y este se va acumulando en y entre los dientes. Aparte del mal aliento, tu mascota probablemente tenga una salivación excesiva y se rasque la boca todo el tiempo, cuando el problema ya esté muy avanzado puede incluso hasta dejar de comer

Este problema es evitable hasta cierto punto, y para evitarlo necesitas lavarle los dientes a tu mascota una vez al día con pasta de dientes especial para perros y con un cepillo de cerdas suaves o con una gasa. Esto evita que la saliva se quede pegada en los dientes También puedes darle una carnaza con regularidad. El morder estos huesos les limpia los dientes (hasta cierto punto) y le proporciona masaje a las encías.


Si tu mascota ya tiene sarro o enfermedad periodontal ni el cepillado ni los huesos de carnaza servirán de mucho, en este caso debes acudir al veterinario para que se le realice una “Profilaxis” que es una limpieza y pulido de dientes, para dejar la superficie lisa y el cepillado no sea en vano. El veterinario le quitará el sarro ya sea manualmente con instrumentos dentales o con un cavitron, que es un aparato especial que rompe la placa de sarro de los dientes. Este proceso requiere de anestesiar o tranquilizar a tu mascota y puede durar 1 hora o más dependiendo del caso. Algunas veces es necesario retirar algunas piezas dentales que ya están demasiado flojas o dañadas.

El veterinario debe realizar una evaluación general de tu mascota antes de la profilaxis dental, ya que algunas mascotas no puedes soportar una anestesia general y la mayoría de las mascotas no cooperan cuando se les aplica solo un tranquilizante. 

Recuerda que el cuidado de nuestras mascotas, está en nuestras manos y el cepillado de dientes es un procedimiento que debe hacerse costumbre para nosotros y nuestros peluditos.

Fuente:
Vomed, M. K. (2003). A tu mascota… ¿le huele la boca? Animales de compañía, 33.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos los perros son individuales

Anuncios