jueves, 21 de agosto de 2014

Las bolas de pelo en los gatos


El gato pasa largas horas lamiéndose y acicalándose, labor que le mantiene el pelo en buenas condiciones. El ritual aumenta en animales estresados o, por el contrario, poco motivados, que buscan en ello calma y satisfacción. Durante este aseo, nuestro gato ingiere mucho pelo muerto, que se mezcla con comida y moco, se va compactando cada vez más y acaba por acumularse en el aparato digestivo.

Estas marañas de pelo pueden circular por el intestino del gato sin causarle daños, en cuyo caso las encontraremos expulsadas con las heces. Hay ocasiones en las que sí le provocan una molestia importante, pero si las bolas son pequeñas, por lo general, terminan siendo regurgitadas o vomitadas.

La situación se complica cuando las bolas no son eliminadas, atraviesan el píloro y se dirigen al intestino delgado. En este caso, se quedan retenidas, se compactan, crecen aún más y pueden llegar a causar graves complicaciones.

Síntomas
La formación de las bolas de pelo es más común en las razas de gatos de pelo largo, aunque las de pelo corto también pueden sufrir esta afección. Si observamos que nuestro gato:
  • Se comporta de manera extraña.
  • Se muestra desganado.
  • Vomita.
  • Tiene dificultades para respirar.
  • Ha bajado de peso.
  • Tose.
  • Está estreñido.


Para concluir o afirmar estos síntomas se acude al veterinario.

Reducir las bolas de pelo

  1. Para evitar que nuestro gato ingiera tanto pelo, debemos ayudarle a liberar todo el exceso de pelo muerto cepillándolo una vez al día. El cepillo se debe usar primero a contrapelo para eliminar los mechones muertos y después, en el otro sentido. Al terminar, es recomendable pasar una toalla húmeda por todo su cuerpo para retirar aquellos pelos que no ha recogido el peine.
  2. La alimentación es otro factor que puede ayudar a mejorar el tránsito del pelo ingerido. Si nuestro gato es propenso a la acumulación de pelo en el intestino, una alimentación rica en fibra y suplementos dietéticos con malta, levadura de cerveza o aceite de hígado de bacalao le serán de gran ayuda.
  3. Darle de comer hierbas y otras plantas específicas le mejorarán el tránsito intestinal y en algunos casos, le provocarán el vómito y con ello, la expulsión del pelo ingerido.
  4. Darle de comer la llamada Malta una especie de medicina que ayuda a los gatos a mejorar su tránsito intestinal digiriendo los pelos y expulsándolos más tarde con sus excrementos. Esta opción es bastante acertada ya que, al gato le encanta el sabor y se la toma sin rechistar.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos los perros son individuales

Anuncios